Sexu heziketa eta planifikaziorako begiralea

Sexu heziketa eta planifikaziorako begiralea

Sexu heziketa eta familia planifikaziorako begiralea

Sexu heziketa

Sexu heziketa eta familia planifikaziorako begiralea

Urtxintxak Bezain psikologia eta sexologia bulegoarekin elkarlanean antolatzen du ikastaro hau. Urtxintxa horretan hasiz geroztik, ia 2500 pertsonak egin dute ikastaroa.

Nori zuzenduta dago?

Sexu heziketan formazioa jaso eta esku-hartze programetan lan egin nahi duten pertsonei zuzendua dago.

80 orduko ikastaroa da. Bukatzean, sexu heziketa eta familia planifikaziorako begirale ziurtagiria jasotzen da.

Edukiak

Giza sexualitatearen eboluzioa, sexualitateak historian zehar eta egun gizartean duen irudia, familiak sexu heziketan duen papera… bezalako gaiak lantzen dira modu parte hartzailean. Ikastaroa eztabaidan, jarreretan, parte hartzean, ebaluazioan eta analisian oinarritzen da, ez irakasgaia teoriko soiletan.

Ikastaroaren inguruko informazio zehatza:

  • Irakaslea KARLOS YUSTE. BEZAIN psikologia eta sexologia zentrua.
  • HIZKUNTZA: Gaztelera.
  • IRAUPENA: 80 ordu inguru, urritik ekainerako ikastaroa.
  • TALDEA: Gehienez 15 pertsona.
  • LEKUA: Urtxintxaren egoitzan, Donostian.
  • ORDUTEGIA: Astearteak goizez edo arratsaldez.
    Goizez: 10:30-13:00 eta arratsaldez: 16:00-18:30
  • PREZIOA: 600€ (60€-ko 10 ordainketa) + matrikula: 30€
  • Hasiera eguna: 2018/10/30 (Ekaina arte)
  • Izen-emateko azken eguna: 2018/10/26

Datu pertsonalak

Sexua:

Formazioa

Baldintzak
Baldintzak onartu behar dituzu

EL BLOG DE KARLOS YUSTE:

DE LA REPRESIÓN…LA CÍVICA Y DE LA CÍVICA… LA SEXUAL

Vayamos, pues, con la represión sexual y sus repercusiones individuales y sociales (según yo, dixit).

Decíamos en la parte 1ª: “De la represión implacable a la educación cívica”, que la represión general tenía una acción educativa que nos habría ayudado a pasar del animal al humano; ya que conllevaba la ética, el respeto que nos hace controlar nuestros impulsos más profundos (instintos, vaya), y comportarnos cívicamente como personas en sociedad comunitaria.

En palabras de S.Freud, dominio de los impulsos que nos surgen del inconsciente y nos equilibran en nuestra insatisfacción (neurosis); por lo que llamó sublimación a una “derivada” del placer. Salida reconvertida hacia cultura (humanización del placer sexual, digamos, excesivo…) por aquello del Principio de realidad. O sea, poner el placer en el trabajo, ocio, creaciones varias…etc., etc., para no andar “enredando” en “lo del sexo” todo el día. Ja. Así se hacen ingenierías, robóticas, mundos económico-financieros, bombas, cohetes…y un largo etc. Creaciones apasionadas y apasionantes, por lo demás.

Así nace la “venta aceptable” de la represión sexual. Pasito a pasito convertida en castración sexual ya que nos ha dejado sin tiempo real, ganas ni conocimientos para encontrarnos y gozar de esa sexualidad de la que tanto escribió,  para que al final se maneje más sobre su sustantivo que sobre su sentido en la vida.

Básicamente todo el mundo sabe que nacemos con sexualidad -personas sexuadas, digamos técnicamente desde la ciencia sexológica – pero, al parecer, hay que olvidarse de ella por el bien de la “civilización” y categoría como Especie. Quedando abierta la “ brecha” sexual de la reproducción, claro, no sea que nos pase como a los dinosaurios…porque el placer, la diversión sexual ya defenestró las grecias y romas…por lo menos ¡. ¡Ahí es nada ¡.

Y así, tan ricamente, nos han construido sociedades donde el centro de las relaciones personales y afectivas en general, se dirigen desde las asentadas políticas sexuales que han echado raíces, formando una cultura, costra, capa o pátina denominada moral, y convertida en, nada menos, que tradición…y quien quiera saber de tradiciones que pregunte en Irún, Hondarribia…o al toro de la Vega (ja).

El Poder religioso-divino vencedor de las Sodomas y Gomorras dirigido por el hombre masculino y recio, representante del Dios barbado, de sotana y pantalones, ha convertido a la mujer Eva y siguientes, en pécora maligna, y al cuerpo carnal lo ha colocado en el ara de los sacrificios del placer del diablo-íncubo de cuernos y rabo. Todo por culpa de ellas ¡.

El “vade-retro satanás”; el “no te toques” de rigor; el “no fornicarás”; las mujeres son el pecado; “la vecina del quinto” (pobre mujer…); “la mujer de tu prójimo”…; anatema ¡!!; y todo lo relativo al cuerpo sexual y su reconocimiento lingüístico tachado de  “cerderías” como mínimo.

Se constituyen las “Políticas Sexuales”. Costumbre pautada; normas de moral de doble rasero (cínica e hipócrita como queda demostrado en el día a día de los poderosos laicos y/o religiosos).

Hábito y tradición secular, donde lo relativo al sexo ( y por ende a la sexualidad) queda marcado por el Ser intrínsicamente malo-innato de la mujer, que provoca asiduamente, y del cuerpo, que es donde se ubica y esculpe esa “incitación” permanente. Todo para que el “pobrecito hombre” caiga y recaiga una y otra vez.

Y habiendo dedicado ya yo, yo ya, cientos de páginas en numerosos artículos al discurso del maltrato permanente a la mujer en esta sociedad, aportando mi granito de arena constante a la igualdad como y entre personas…y al feminismo como medio indiscutible para ello ( y en lo que a mí respecta como FIN ), porque la vida se entiende justa, equilibrada, feliz desde la sola concepción de mujeres y hombres (incluyo la diversidad que supone la legitimación de las PERSONAS insisto LGTBI/Queer o como cada cual se vea…), personas. Y no habría más que decir ¡!!!. Por lo que hoy entro en esa dimensión clave, esencia de la represión, que es la dimensión sexual en su soporte específico que es el cuerpo.

Represión sexual encardinada desde la represión corporal y su “posible” acción relacional. Incluye lenguaje…verbal y no verbal.

El cuerpo mortal se destaca como degradante-putrefacto, maligno con respecto al alma inmortal y salvífica.

No tenemos acceso libre a nuestro cuerpo. Se nos ha enseñado a no mirarlo siquiera; a no tocarlo; ¡y no hablemos de gozarlo!… Tiene un buen uso: cuando está bendecido por el AMOR (mayúsculas) romántico…que nos llevará a la búsqueda de descendencia en su buen fin. Amén.

Esta represión corporal, tácita y expresa, construye diques, corazas (siguiendo a W. Reich), desconocimientos, culpabilidades, rupturas, divorcios, agresiones, patologías… Con todo lo que lo circunda nada en lo cenagoso del tabú.

El tabú corporal, se adereza con el llamado pudor; con lo íntimo, intimidad… únicamente para ti, en connivencia con la representación del lenguaje sexual como bajeza, suciedad, vulgaridades, inmoralidades, inconveniencias…fija una opacidad conceptual que queda manifestada básicamente como idea -en su pátina histórico cultural -, que es adoptada por nuestra mente como lapa en roca. Nos constriñe el sentido del placer (hasta hace nada, ha habido que confesarse ¡hasta los pensamientos!) instalado como malo ya en sí mismo. No precisa, pues, expresión, explicación, aclaraciones…ya que existe generacionalmente -desde siempre, digamos- que en “lo del sexo” nos “apañamos”. “No le vas a enseñar a un padre a hacer hijos”… ”¿Qué hay que saber sobre eso?“…”¿Hablar de qué?“ ”¡Si saben más que nosotros!”…(sigue tú…)

Esta represión consensuada, mantenida, promulgada, ejercida desde el Poder y en todos los ámbitos, ha quedado enraizada. Vigilada en y desde el silencio, encuentra a la fuerza su camino de salida compulsiva inherente a la (des)educación y (des)cerebración de millones de individuos “territoriales (machos-machos; léase hombre-hombre)”.

Los niveles o diversos grados de insatisfacción física van llenando el depósito mental como gasolina a coche, y se manifiestan como asunción (de cara al vivir del individuo), adaptación, malestar, delincuencia y variables patológicas. Hablamos de consecuencias resultantes de miedos, complejos, iras, violencia, agresión… desde lo más frustrante e insatisfactorio modo de “aguantar” el corsé de la represión sexual…que al final resulta insostenible-incontenible. La carencia de libertad sexual es un eje de enfermedad socio personal gestada por la siembra con semillas putrefactas (piojillo interno), año tras año desesperadamente.

La homeostasis del ser humano empuja, tira hacia la autorrealización. Autovivencia feliz, complaciente, sociable y empática en sus relaciones; abierta…placentera. Pasa por tu percepción y buen autoconcepto en lo que a tu cuerpo sexuado y por ende, sexual, se refiere.

Sabiendo de ti, del tuyo y del de las y los demás como maravilloso, digno de respetar respetarse. Esto es convivencia humana, pero la evolución va por milenios…cuanto menos ¡.

Y es que fantasmas interiores y profundos siguen acechando y presionando nuestras frágiles vidas.

Tenemos un cuerpo encogido, cerrado, tapado, vigilado y atado a los parámetros de una cultura y una moral Patriarcal de un atavismo neurotizante. Cánones de belleza estratosférica, estéticas imposibles…nos manipulan y llevan por donde necesidades de imperativo capitalista han decidido que en “sus” objetivos está lo mejor para el mundo “global”. Lo que eres y vales lo marca tu dinero.

Gozo, gusto, placer, todo lo relacionado con una sexualidad libre, felizmente entregada a relaciones queridas en reciprocidad…pasa a ser vocablo conceptual. Abstracciones del “ya sé de qué hablas sin necesidad de que digas más”. Salvo si queremos criticar, reírnos, hacer chistes (machistas, por supuesto, o de sus sexismos fóbicos…); cuchicheos…que si fulanita o menganito con quien ya sabes…! Antes se corre la voz que un eyaculador precoz!!! Siempre lo dije, y ahí seguimos.

Todo ello ensombrece, aparta, enajena y tiene su efecto. Efecto volcán. Todo un mensaje interno que puede o no estallar y terminar contigo o con otro…que suele ser “otra”.

Esas profundidades insatisfechas son comunes en los seres humanos. Hay una latencia, sin duda. Sale la mala baba… Puede arrasar o no…en la ocasión, borracheras, juergas del “a por todas”… El prohibido se torna en acicate, más y más incitante (H.Ellis). El oscurantismo de internet… y el volcán…ruge ¡.

Imposible, por tanto, comunicar, hablar abiertamente sobre lo que no te han dejado ni pensar ¡!. Aparecen conflictos y malos rollos; violencia, enfermedades, y patologías varias incrustadas en las situaciones sociales del día a día.

Todo conlleva su referencia-diagnóstico de salud al uso: “parafilias, perversiones, desviaciones, precocidades, impotencias, dispareunias (toma ya ¡)”. Pero forman las lacras sociales y hoy es difícil separar ya el humanismo de la depredación y/o del autocastigo.

¿Cuestiones orgánicas?… poco. Por represión, casi todo. Enquistado en la línea medular nos corroe, nos llena de ansiedad, nos estresa…nos vence…o no.

A nuestro favor, el que la mayoría hemos encauzado nuestra vida bajo las coordenadas de lo humano en sí: el amor y ser buena persona. Esperanza de evolución paso a paso. Cultura…de la libertad…y entre ellas está en la que fundamento yo aquí mi tesis: la libertad sexual. PERO ha de pasar por erradicar el Poder del HOMBRE. La sociedad sigue marcada y regida por el hombre aunque haya pasado de ser el Patriarca celestial o terreno. Ahora sigue vigente el masculinísmo androcéntrico: androcentrismo. No caigamos en el espejismo de que la igualdad camina firme porque…

Eliminar, pues, el tonelaje de censuras que reseño y cernirlo a la ética. Al respeto a todas las personas por igual…Oxigenaríamos los campos profesionales de la medicina y adláteres; servicios jurídicos. Añadamos todo el campo de la parafernalia sexual de las cloacas…

Otra óptica de la sexualidad y su máxima expresión en la igualdad y respeto desde abajo y cuanto antes, paliaría esta sociedad enferma. Comienzo de otra. Utopía. Vale. Ya. Yo.

Con amor. atte.

Karlos.

De la represión implacable... ¡a la educación cívica!

La Especie Humana, salida del primate al homínido y evolutivamente conocida ya como Ser Humano, ha ido cimentando su conversión de animal al caso en persona, sobre lo que se ha dado en llamar y entendemos como educación.

No parece que tenga discusión que la ruptura de la naturaleza del prehumano es consustancial en su transformación humana, al encuentro con el valor relacional-social que condujo al “retraimiento” guerrero del: “Tomar por la fuerza lo que apetece o se necesita”… (algo no erradicado para nada en la actualidad…).

Vaya por delante, que la represión en el modo de vida conlleva la que denominamos sexual, con su carga brutal de castigo y dominio sobre la mujer, al igual que en lo social, a través de los siglos hasta el presente, con sometimiento y opresión misógina hasta la tragedia…

Podríamos hablar de una represión instintiva sobre el hecho de la contención, a medida que la inteligencia iba tomando cuerpo en asentamiento colectivo; en claves de progreso social, económico sobre el instinto de “permanencia”, con vistas al futuro y vida del clan, grupo, comunidad, familia…

La contención-represión, que se plasmó en normas y leyes, fue alejando el “ojo por ojo”; dio base a la economía; crecimiento en relaciones sociales –sociabilidad- y entendimiento entre gentes, familias y pueblos. Creación de un cierto orden para ir poniendo los límites de lo que conocemos como ética. Básicamente: “no quieras para nadie lo que no quieras para ti”.

Las culturas tuvieron su desarrollo; y así hablamos de Cultura con mayúsculas con el manto, más o menos uniforme, que sustenta la vida humana sobre el entendimiento y el amor, como el caldo de cultivo de las relaciones de las personas (extensible al ecosistema).

Por supuesto que hay muchas variables y variantes culturales, por lo mismo que somos gentes de muy distinta y alejada procedencia. Pero nuestra Tierra es pequeña y podemos vivir bajo el paraguas de una –cada vez más cercana- hermanada (¿?) globalización universalizada: (a los confines de la Tierra han llegado la TV, móvil, etc. etc. y las más sofisticadas tecnologías. Desgraciadamente antes que alimentos y fármacos básicos para no morir de abandono sin más. ¡Queda tanto por hacer!).

Mientras tanto y siguiendo el orden de la vida, aceptamos la educación-represión, que se erige en su normativa, a efectos de ejemplificar y aleccionar al mantenimiento de una conducta ética; y a la superación de dicho valor (ético) en el buen hacer individual, y colectivo; para la mejora de las capacidades y conocimientos de las personas; y para que nuestras relaciones sean óptimas desde, digamos la bondad, solidaridad, amor, etc. etc. en la línea del bien común.

La educación, por tanto, tiene el “sanbenito” de ayudar a la represión impuesta por la lógica y sentido común convivencial. Con normas, leyes, premios, castigos, instituciones… tantas veces injustas y frustrantes ante nuestra consideración de seres libres…

Encontramos una cierta explicación en que en esta vida nada, ni siquiera lo genérico, animales, personas por ejemplo, es unívoco. Por ende, educación y represión aparecen provistas de variables de expresión acomodaticias que diversifican en muchos grados su aplicación. Tantos, como para abismar en forma y fondo idea y praxis más convenientes para los intereses de las gentes, pueblos o generaciones venideras; provocando debates continuos, luchas y el no llegar a acuerdos felices, ya que constantemente topamos con la fina línea indispensable del libre albedrío; de la libertad individual; de la posibilidad de realización; del respeto a la capacidad máxima de las personas para llevar el rumbo de sus propias vidas; demasiado complejas para un buen gobierno tanto propio como externo.

Y esto nos remite al nacimiento. A nuestra llegada a este mundo bastante cocinado ya por siglos anteriores.

Si nos colocamos en un estado inicial en nuestras vidas, parece de cajón que se nos vaya preparando y adecuando –reprimiendo y educando- en el compartir los valores que supuestamente son cuna de la civilización, merecida del adjetivo humana, en su concepto y consideración de humanismo: bondad, afabilidad, compasión, amor, altruismo, asistencia, ayuda a la llamada felicidad, desde la base de una razón (solamente humana) del “vive y deja vivir”.

Quizá ante lo complejo de todo esto y sus dificultades, hemos acabado llevando el Respeto y el Amor a la línea del horizonte, y no nos hemos dado cuenta de que los hemos convertido en inalcanzables.

Ética y relaciones cordiales e igualitarias son así significadas como deseo, incolmables por inalcanzables… hechas quimera.

El absurdo y la paradoja de la represión es que es paradigmática. Sin ella es imposible la convivencia sociable… pero por el peso de su poso en el estado anímico personal nos hace proclives a la violencia. La represión enlata la onda expansiva de nuestra ansia de realización; y anilla nuestra pierna a la argolla de la bola terrenal, y como “Prometeos encadenados” nos sentimos devorados poco a poco por una vida insatisfactoria (y aunque hay quien escapa por su poder, es simple huida -ilusoria- hacia adelante en viaje a ninguna parte. Eso sí, dolorosamente cruel en sus efectos para la mayoría de habitantes de este planeta).

Todo ello nos remite a mirarnos en el espejo del tiempo, al que nuestro ego pregunta a diario: ¿Cómo somos de guapos -Apolos o Afroditas-, de inteligentes -dioses y diosas-; con gran magnificencia de Césares y Cleopatras… somos más relucientes que el astro Sol… los humanos?… Y el espejo con su verdad nos pone en su sitio al responder: “Estáis en los albores de lo que la palabra Humanidad o Persona tienen como significado”.

Por hoy sin más,

Karlos

INMEMORIAL // IN MEMORIAM

DEL 08-03   AL  25-11 

Ha pasado el día de la mujer trabajadora !!. ¿Si?.

Leído esto, ya sé que tú contestarás que no; que día/s de la mujer son todos los del año. Por lo menos como los del hombre u otro acontecimiento a reivindicar… (lo del hombre no hace falta decir ya que tiene todos los días a su antojo).

Hoy, HOY, por tanto, es el (un) día de la mujer. Y sobre todo, claro est-a, es el (un) día a tener en cuenta a la mujer sufriente por el machismo (brazo armado del Patriarcado). No únicamente es para la mujer trabajadora asalariada; pues éste separa el trabajar “fuera” del trabajo en casa!!; y sólo valora o “celebra” el de fuera… ¿Y las mujeres trabajadoras a tiempo completo, o casi, en sus domicilios? ¡Eso que se llama “labores domésticas”.

Y, servidor, y en la normalización de un mundo justo y en paz (no te rías…), no estaría escribiendo este panegírico a modo de homenaje a todos –TODAS- las mujeres del mundo mundial. (Menos para ti si quieres excluirte, vaya, que tú misma).

Y sigo yo con lo mío: ¿Hay suficiente reflexión en los hombres acerca de la discriminación y “vacío” que sufren las mujeres?. Tanto en casa, (comparemos el trabajo interno entre mujeres y hombres…) como “fuera”, (comparemos puestos de trabajo, cargos, nóminas; interés real de la empresa o empresario de turno por ellas; leyes; sentencias alucinantes ante supuestas leyes igualitarias en los casos de agresión, violación, muertes etc. etc.). ¿Y esta misma “reflexión” llega y “la ven” también las mujeres que viven como dios… al parecer sin enterarse de nada???

Y, entonces qué?. ¿Es sólo para el 08 del 03 y para el 25 del 11… o es para el día a día???.

¿Vamos a denunciar, debatir, actuar, darnos cuenta de todo ello… hoy también?, y mañana?, y …?

Claro que nuestros gobernantes y alguna gobernanta nos dirán : Todo eso es así … pero. O bien, lo que hay que hacer es esto… pero. Sería necesario un plan integral que… pero. Nosotros como representantes de las instituciones presentaremos unas enmiendas…pero. En lo que esté en nuestra mano iremos adelante…pero. Con más medios y un comité que … pero. Hacemos un llamamiento (de llamo y miento) para que ésta sea la última que…pero. Sigue tú… PERO. ¿Esperamos a la siguiente asesinada?. No hay derecho…PERO.

Sin ánimo de lucro y con amor

Karlos

This is a full width text block. Click the edit button to change this text.